Comunicaciones
Noticias
15-02-2017 | Viaje a la Gran Sabana

Cascadas, ríos, tepuyes, saltos y el quinto parque más grande del mundo, todo eso en un solo estado de nuestro hermoso país.

Contra todo pronóstico de lo que todos pensábamos gracias a D-os, el anhelado viaje a la Gran Sabana se pudo llevar a cabo y fue nuevamente un éxito y la mejor experiencia para muchos. Con grandes expectativas nos montamos en el avión rumbo a Puerto Ordaz y en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos disfrutando del agua pura de la gran Cascada de Jaspe.

En estos últimos años hemos atravesado una situación país bastante complicada en donde las salidas y reuniones con amigos se reducen cada vez más, los viajes y actividades del colegio son menos y con ellos nuestras ganas de seguir luchando, pero todo esto desaparece en el momento en el que nos vemos subiendo montañas para apreciar las vistas más espectaculares, bañándonos en las cortinas del Yuruaní y disfrutando de los pemonsitos bailando para nosotros y dándonos lo mejor de ellos, toda esa preocupación, estrés, pesimismo y negatividad desaparecen y nos convertimos en los próximos luchadores capaces de sacar este país hacia adelante.

Cada año hay menos niños por promoción, una situación bastante triste pero que nos une a todos como una familia y es gracias a estas experiencias que se crea un vínculo en donde el respeto, la humildad, la lealtad, la solidaridad y el compañerismo, reinan como valores principales.

 Meses antes del viaje preparábamos cajas con ropa, útiles e insumos para los Pemones, comunidad indígena principal de la Gran Sabana, algo que nunca nos imaginamos fue el sentimiento que tuvimos al verlos, al intercambiar culturas, entender como con tan poco pueden ser tan felices y brindarnos momentos inolvidables junto a ellos. La satisfacción que sentimos al ayudarlos fue una sensación única.

Después de esta semana nos pudimos dar cuenta que para poder estar un tiempo con amigos no se necesita el celular porque con una buena conversación, unos paisajes maravillosos y las ganas de estar juntos se puede pasar el mejor rato del día y es este tipo de detalles los que nos quedan, el compartir tanto con los amigos como con los profesores, que se vuelven en padres y madres dispuestos a brindarnos su amor incondicional y apoyo en cualquier problema o situación que enfrentemos.

 

 A todos los que nos acompañaron en este viaje y a los que lo hicieron posible, mil gracias por esta incomparable experiencia que nunca olvidaremos.

Orgullosos una vez mas de ser judíos, venezolanos y de pertenecer a nuestro hermoso colegio Moral y Luces “Herzl-Bialik".

 

                                                                             Realizado por:

                                                                     Esther Wainberg Mizrahi. 3er año 

Enlaces Comunitarios